Buyer Persona

Cuando una empresa quiere definir sus clientes ideales, crea sus propios “buyer persona”, es decir, una persona ficticia, que representa uno o varios de los clientes ideales que tiene una empresa. Para ello, al construirlo, hay que contestar a varias preguntas sobre esa persona: dónde vive, edad, trabajo, profesión, inquietudes, aspiraciones…

Además, una empresa puede también crear buyer personas negativos, que describen a la persona que está fuera de su cliente ideal, que se aleja de lo que él vende, o de los intereses de la empresa. Por ejemplo, si tenemos una empresa dedicada al alquiler de apartamentos turísticos de lujo, enfocados a un público adulto y con bastante nivel económico, nuestro buyer persona negativo sería, por ejemplo, un chico de 20 años que quiere visitar la ciudad durante el fin de semana de un festival multicultural con otros 5 amigos, a quienes más que nada, en ese preciso momento, lo que más les interesará será pasarlo bien y asumir cero responsabilidades.

La creación de uno o varios buyer persona nos ayudará a entender mejor a nuestros clientes ideales, de forma que podamos ofrecerles servicios acordes a lo que buscan o necesitan. De esa forma, la empresa entenderá mejor a sus futuros clientes, y estos clientes se sentirán satisfechos con el trato recibido o el producto vendido, ya que atiende exactamente a sus exigencias y necesidades. 

¿Tienes alguna duda?

Contactar
cross-circle linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram